Diseño web y tasa de rebote | Agencia de Diseño Web en Barcelona
Lo que ha de estar perfectamente definido y correctamente implementado es a parte del diseño web, la estructura y cimientos de la página web
Diseño web Barcelona
16406
post-template-default,single,single-post,postid-16406,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-1.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive

Diseño web y tasa de rebote

social media

05 Jun Diseño web y tasa de rebote

Hay que utilizar la tasa de rebote como bandera roja para posibles problemas en el contenido y/o diseño web en tu sitio, pero no tomes decisiones de diseño web dirigidas únicamente a perseguir ese segundo clic, optimiza el largo plazo mediante visitas de retorno y realiza un seguimiento de las metas que más te interesen.

Posiblemente la métrica más potente para el seguimiento de una página web es quizás la tasa de rebote, la tasa de rebote para una página se define normalmente como el porcentaje de visitantes que abandonan el sitio después de visitar sólo esa página, sin desencadenar ningún evento o acción. (También se puede calcular globalmente agregando las tasas de rebote de todas las páginas web de un sitio).
Esta métrica es el foco de muchas preguntas en seminarios sobre experiencias del usuario, probablemente porque muchas empresas utilizan estas herramientas a diario para saber como interactua el usuario con tu página web. Sin embargo, la optimización para las tasas de rebote – tanto de páginas individuales y especialmente de sitios web enteros – no siempre vale la pena el esfuerzo.
¿Por qué la tasa de rebote es tan popular? Una explicación es que es bastante simple de entender y fácilmente disponible en las herramientas de análisis. Incluso aquellos que no se especializan en datos analíticos – o incluso saben sobre esta especialidad – al menos han oído hablar de esta métrica y tienen una comprensión básica de lo que significa.
Si bien el objetivo de reducir las tasas de rebote no es malo, el exceso de enfoque en esta métrica puede llevar a malas decisiones de diseño web.

No todos los rebotes son malos

Considera cómo navegar por la web cuando estás buscando una respuesta a una pregunta. Si eres como yo, normalmente vas a un motor de búsqueda (Google), escribes algunas palabras clave, y luego procedes a abrir varios de los enlaces de las páginas web resultantes en nuevas pestañas, centrándote en los resultados de sitios web que conoces y has utilizado en el pasado. (Este comportamiento de abrir páginas web en diferentes pestañas se llama estacionamiento de página, principalmente lo utilizan las personas más jóvenes). A continuación, comienzas a leer los artículos en las páginas web que has abierto. Pero, ya que estás buscando una respuesta específica, una vez que hayas leído la información en una página web, lo más probable es que simplemente cierres las pestañas que aun no has leído. O tal vez dejes esa pestaña abierta mientras navegas a través de las otras páginas web que has abierto antes y dejes esta abierta y sin hacerle caso aunque a lo mejor tiene un contenido optimizado así como un gran diseño web.
En cualquiera de estos casos, tu visita se mediría como un rebote! Pero, ¿has tenido una mala experiencia? No necesariamente. Tu lees la información que necesitas, y sólo porque no necesitas ninguna información más del sitio, tu visita no debe considerarse automáticamente un error.
Desafortunadamente, los cálculos normales de la tasa de rebote no tienen en cuenta este tipo de visita breve pero real. En lugar de mirar sólo cuántas personas rebotan, necesitamos construir y medir la fidelidad. Cuando nos preocupamos demasiado con la optimización de la tasa de rebote, que te hacen cambiar el diseño web sólo para conseguir que la gente haga clic en un enlace, quizás no sea necesario. Lo más importante es la experiencia final del usuario, no si hace click aquí o allá.
A menudo, esta línea de pensamiento nos lleva a dividir artificialmente una unidad de contenido en múltiples piezas – artículos divididos en varias páginas, “Leer más” enlaces ocultos, y los precios de los productos no los mostramos por adelantado. Agregar estos pasos artificiales a una tarea simple hace bajar la experiencia del usuario y puede hacer que los usuarios abandonen para siempre el sitio después de ese segundo clic. En otras palabras, al reducir la tasa de rebote local, estás sacrificando la fidelidad del visitante. Sin esta “mejora”, los que rebotaron pueden haber vuelto y haberse convertido en futuros visitantes. La optimización de una página web sólo por la tasa de rebote nos puede terminar perjudicando las conversiones más importantes, que producen ingresos, que tienen lugar más adelante mientras el usuario navega.

 

Optimizar el contenido para que vuelvan a tu web.

En lugar de obsesionarte con la tasa de rebote actual en tu página web, mira de tener un diseño web y contenidos óptimos para que la gente que visite tu página web vuelva, es lo más importante, puede ser que un día hagan click en ese enlace y en las estadísticas estés contento con la tasa de rebote, pero recuerda que lo más importante es el regreso a tu página web y quizás esto te haga tener mayores ingresos económicos a la larga. El compromiso y la fidelidad de los usuarios se produce con el tiempo, no en una sola visita. Así que no te obsesiones con hacer que la gente haga clic.
Para determinar si tu página web está creando una audiencia fiel, observa la frecuencia de visitas de tus visitantes. El seguimiento del porcentaje de usuarios que continúan volviendo a tu sitio, aunque sea sólo una página, de forma regular, es mucho mejor que mirar siempre la tasa de rebote.
No utilices la tasa de rebote como un indicador de calidad y usabilidad. En su lugar, optimiza los contenidos para que vuelvan a tu página web, piensa que muchas veces haber estructurado un perfecto diseño web hará que vuelvan.Pregunte: ¿cómo contribuye cada una de las variaciones del diseño web hacia tus objetivos? No pierdas de vista estas conversiones significativas, porque la métrica de tasas de rebote tiene la importancia que muchas veces como diseñadores web nos creemos.

 

Cómo se debe utilizar la tasa de rebote

Una alta tasa de rebote es a menudo una señal excelente de que una página es de bajo rendimiento en comparación con otras páginas de un tipo similar. Asegúrate de que tienes un punto de referencia válido para la página y el diseño web es el correcto. No puedes comparar la tasa de rebote de una página de destino de una categoría con la de una página centrada en el contenido. Cada tipo de página tendrá un rango diferente de tasas de rebote. Busca los valores atípicos entre cada tipo de página para identificar aquellas páginas problemáticas que no retengan a visitantes cualificados debido a problemas de usabilidad, o porque no te has anunciado correctamente y ‘engañas’ a los usuarios (debido a los enlaces de referencias pobres, marketing excesivo en los anuncios o página que tiene un Alto ranking de SEO para palabras clave menos valiosas).
Otra razón para una alta tasa de rebote podría ser que, aunque una página web tenga mucho tráfico, los visitantes están fuera de tu público objetivo y no están interesados en tus principales productos y servicios, por lo que rápidamente salen del sitio. Si este es el caso, analiza el contenido de tu página web y averigua que es lo que puede estar llevando a engaño a tus visitantes, para enfocar mejor tu estrategia de contenido en tus verdaderos clientes y aquellos temas que resultan atractivos. (¿Cómo saber si el tráfico no es tu público objetivo? Trata de hace una segmentación por canal de tráfico o fuente de referencia para entender mejor el contexto de las visitas con tasa de rebote alta y mirar los términos de búsqueda utilizados cuando el usuario sale de tu página web.Verifica también quién es el usuario que ha salido de rebote de tu página: Son los visitantes que llegan por primera vez  y nunca vuelven o son los visitantes que vuelven con frecuencia.
Sólo cuando identifiques las páginas con problemas puedes desarrollar un plan de acción para descubrir y resolver el problema real que provoca el rebote de tus visitantes. Después de que se haya establecido una corrección, al supervisar la tasa de rebote mostrará si el problema se ha resuelto y la página ha vuelto a un rango aceptable para ese tipo de página web.
Ten en cuenta que aquí nos estamos refiriendo a la tasa de rebote para cada página web individual en un sitio, y no a la tasa de rebote en todo el sitio. La tasa de rebote en todo el sitio agrupa el rendimiento de cada página web individual, y es imposible tomar ninguna acción específica basada en esa medición. La tasa de rebote en todo el sitio es una métrica de poco interés, fíjate en cada página individualmente.

 

Recuerda que las métricas te indican que ha pasado, pero jamás porqué ha pasado !